Harcano

13 ago. 2014

Casos de viajeros en el tiempo

Aunque parezca un hecho de ciencia ficción existen misteriosos casos verídicos que algunos manifiestan que son una prueba de viajes en el tiempo realizados por determinados personas, también cabe la posibilidad de que se traten de viajeros interdimensionales.

Según los grandes científicos como Einstein y Hawing es posible viajar en el tiempo pero se necesitaría por el momento una gran cantidad de energía  A continuación repasamos los hechos más relevantes de supuestos casos de viajeros en el tiempo.

EL CASO DE RUDOLF FENZ


Es uno de los casos más famosos que se tiene, todo empezó en la ciudad de Nueva york, era un día normal de junio de 1950 esto se produjo a las 11:30 de la mañana no se sabe como sucedió pero se afirma que Fenz viajó en el tiempo. 

Ese día la gente realizaba sus tareas con normalidad cuando de la nada apreció un hombre que se encontraba muy desorientado caminando sin rimbo fijo, esa persona estaba muy aturdida y desorientada motivo por el cual lo atropello un coche.

Después del accidente la policía acordono el lugar, y a la hora de inspeccionar el cuerpo notaron que era una hombre de aproximadamente 30 años de edad, vestía con un atuendo que databa de hace un siglo atrás pero al parecer estaba nuevo.

Fenz vestía un traje de color negro, unos pantalones de lo más estrechos, unos zapatos con hebilla y un amplio pero elegante sombrero. Una vez la policía registró el cuerpo del difunto, se encontraron unos billetes además de unas monedas en perfecto estado. No obstante tenían una particularidad, ya que estas no se encontraban en circulación.

No solo encontraron eso, ya que también hallaron unas tarjetas con el nombre de Rudolf Fenz en el bolsillo trasero de su pantalón además de una carta en la que figuraba el año 1876 así como unos recibos en los que especificaba un pago realizado por la manutención de unos caballos. 

Después de esto se inicio una búsqueda intensa de sus familiares de a cargo de  Hubert Rihn un agente de personas desaparecidas pero no se tuvo éxito.

Parecía que iba a dar por finalizada la investigación policial cuando de repente se encontró un número de teléfono en un listín telefónico de 1939 en el que figuraba un tal Rudolf Fenz Junior. La policía encontró a la viuda de Rudolf Fenz Junior. Fenz junior era era el hijo del señor que fue atropellado en Nueva York. La viuda de Fenz dijo que su suegro desapareció en el año 1876 cuando este salió a dar una caminata por el campo. Como es obvio, Fenz no volvió y no se supo nada más de él.

Se manifiesta que este dato fue verificado y corroborado cuando encontraron el nombre de Rudolf Fenz en la lista del archivo de personas desaparecidas del Estado de Nueva York en 1876.  Interpretando los datos, el señor Fenz habría realizado un viaje en el tiempo hacia el futuro. Habría aparecido 74 años después de desaparecer.

Preguntas sin respuesta me vienen a la cabeza tras analizar la historia de este singular personaje. ¿Cómo pudo haber dado el señor Fenz un salto de 74 años en el tiempo? ¿Se encontró con algún vórtice o fue secuestrado? ¿Por qué tubo que aparecer en la concurrida 5ª avenida en vez de un sitio menos transitado?

No obstante investigaciones posteriores manifiestan que este hecho se basó en la historia del libro  I’´m scared (Tengo miedo) escrito por Jake Finney publicado en 1951 y por lo tanto el caso Rudolf Fenz se trataría solamente de una leyenda urbana basada en el libro mencionado antes.

EL CASO DE JONH TITOR
Otro caso mundialmente conocido es el de John Titor. Este fue conocido alrededor del mundo en el año 2000 cuando en un foro de internet, concretamente de la página Art Bell, apareció un sujeto que se hacía llamar John Titor.


Supuesta maquina del tiempo de John Titor

El extraño personaje, decía provenir del año 2036, tener 38 años de edad y ser norteamericano de nacimiento. En cuanto al propósito de su misión, indicó que tenía órdenes de viajar al año 1975 para recuperar un ordenador IBM 5100, importante para su época puesto que se esperaba una especie de Efecto 2038, algo muy parecido al Y2K que pudimos haber tenido en el año 2000. Pero eso no es todo, en su corta estadía en este siglo, John “chateó” con varios cibernautas, respondiendo, sin mayores reparos ni cuitas, las preguntas de millones de navegantes quiénes ávidos de curiosidad le interrogaban sobre lo que iba a ocurrir en el futuro más cercano.
El futuro cercano

Muchos son los aciertos que John tuvo con respecto a su visión del futuro. Las “predicciones” (que se realizaron entre el 2000 y el 2001 año en el que este hombre se encontraba en nuestro tiempo) nos hablan de la Guerra en Irak, y de cómo Estados Unidos usaría una excusa sobre armas de destrucción masiva para invadirla. Asimismo, Titor acertó cuando dijo que la llamada enfermedad de las Vacas Locas, llegaría a Estados Unidos, y también que habría una nuevo descubrimiento acerca de los agujeros negros, hecho que sería el inicio para la posibilidad de que el hombre pueda viajar a través del espacio. Efectivamente, la noticia de aquel descubrimiento se produjo un año después de que Titor la diera.

No obstante, Titor también tuvo tremendas patinadas, por ejemplo, pronosticó que en el 2004, Estados Unidos viviría una terrible guerra civil que lo devastaría internamente, tanto que cambiaría la forma de ver al mundo en los propios norteamericanos. No obstante, como se puede apreciar, esto no ha ocurrido. Un dato más que resulta curioso es que, siendo un hombre del futuro y habiendo descrito la guerra de Irak, queda aún la pregunta de por qué no dijo nada sobre los atentados del 11 de septiembre. ¿Acaso este hecho no tiene importancia en el 2036?

Pero cierto es que aún faltan muchas de las predicciones de Titor que “faltan” por cumplir, por ejemplo, y una de las más terroríficas es que este viajero aseguró que la Tercera Guerra Mundial ocurrirá en el 2015, lógicamente, no dijo nada sobre qué países participarían o los motivos por la cual se generaría, menos aún, quién la ganó.

No obstante, y recordando las patas cortas que tiene toda mentira, un alemán llamado, Johann Meier, declaró que toda aquella historia no era más que una burda mentira. El 27 de marzo de este año, confesó que él era el autor de una novela de ficción en 1986, cuyo titulo original se llamaba “T1-Thor: Cronogea y los 4 Engranes del Tiempo”, al parecer, el escritor había perdido una de las copias del original en una casa de verano en California, siendo encontrado posteriormente por el norteamericano, John Adams, quien sería luego John Titor.

Pero, aquellos que creen fervientemente en el visitante del futuro, aseguran que el supuesto redactor de la novela de ficción no tiene las suficientes pruebas para desacreditar a un hombre del futuro, primero, porque el citado autor no publicó su obra, indica que sólo contaba con 4 originales, y segundo, por el tiempo que esperó para decir que alguien lo había copiado.

¿PRUEBAS DE VIAJES EN EL TIEMPO?

Además de estos hechos, algunos artefactos encontrados en diversas partes del mundo nos hacen preguntar si existen los viajes en el tiempo, como por ejemplo.

El martillo de Kingoodie

El martillo de Kingoodie es uno de esos supuestos objetos fuera de lugar, lo encontraron incrustado en un bloque de piedra del Cretáceo, en la era Mesozoica. 

Dicen que la piedra en la que se halló el martillo es de unos 400 millones de años. Por lo que si eso fuera cierto lo situarían cientos de millones de años antes de la aparición del hombre en la tierra. 

Aunque lo que hace cuestionar la autenticidad del objeto es que en 400 millones de años no se haya oxidado. 

El rejoj suizo encontrado en una tumba de la Dinastia Ming

Un dato que podría respaldar esta teoría sería el hallazgo arqueológico que se produjo en China en el cual se encontró un reloj suizo en miniatura dentro de una tumba de la dinastía Ming que marcaba las 10 y 12 minutos. ¿Sería este hallazgo la piedra rosetta que verificaría que los viajes en el tiempo son reales? Cabe destacar que esta tumba data desde hace 400 años atrás.
Fuente: granmisterio.org
             expedienteoculto.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario