Harcano

19 ago. 2014

Los misterios de los agujeros negros

Los agujeros negros son de los objetos más misteriosos que existen en el universo conocido, aún es poco lo que se sabe de ellos, los hallazgos y conjeturas se basan solamente en observaciones de los fenómenos que suceden a su alrededor. 

Fue en el año 1783 cuando el geólogo inglés John Michell ya hablaba sobre el concepto de un cuerpo tan denso que ni siquiera la luz podía escapar de él. Posteriormente en 1905 Albert Einstein gracias a su teoría de la Relatividad General demostraba teóricamente que la luz se distorsiona  a medida que aumenta de manera considerable la gravedad. 

Aunque la idea de "agujero negro" es un tanto confusa, mal interpretada algunas veces y dificil de entender, existen algunas definiciones que nos ayudarán a comprender este hecho:

Un agujero negro u hoyo negro es una región finita del espacio en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella. 

Un agujero negro es un cuerpo celeste con un campo gravitatorio tan fuerte que ni siquiera la radiación electromagnética puede escapar de su proximidad, cayendo inexorablemente en el agujero.

Un concepto más fácil de comprender sería:

Un hoyo negro en uno de los objetos más extraños del universo, en realidad no es un agujero ya que no está vacío, sino que está lleno de una GRAN cantidad de material (masa) comprimido en un espacio reducido lo cual genera su enorme gravedad o fuerza de atracción. Por lo tanto el nombre de "agujero negro" u "hoyo negro" se debe a que estos cuerpos no generan luz y tienen la apariencia de hoyos en el espacio.

En resumen podemos decir que este cuerpo celeste es una región finita del espacio-tiempo que tiene una gran concentración de masa en su interior con un enorme aumento de su densidad lo que genera un gran campo gravitatorio que ninguna partícula ni materia puede escapar de él, ni siquiera los fotones de luz. Pero recientes estudios manifiestan que de los agujeros negros emanan cierta radiación en forma de antimateria, de hecho si los científicos podrían detectarla a tiempo, el mítico físico Stephen Hawkign podría ganar su merecido premio nobel ya que él fue quien propuso este hecho, llamado actualmente Radiación Hawkign.
La enorme gravedad de los agujeros negros provoca a su alrededor una singularidad deformando el espacio-tiempo, llamado "Horizonte de Sucesos", esta singularidad separa al agujero negro del resto del universo, aunque en la actualidad solo podemos imaginar lo que ocurre en el interior de un  agujero negro, uno de los postulados más apoyados y controvertidos expresa que su interior tiene la propiedad de disminuir la entropía del Universo, aunque este hecho violaría las leyes y fundamentos de la termodinámica, en particular la Segunda Ley de la Termodinámica que dice: “La evolución espontánea de un sistema aislado se traduce siempre en un aumento de su entropía.” Es por este motivo que Stephen Hawking propone en uno de sus libros que la única forma de que no disminuya la entropía por el efecto del agujero negro sería que la información de todo lo que atraviese el horizonte de sucesos siga existiendo de alguna forma. Es esta idea que llevó a muchos a creer que los agujeros negros pudiesen funcionar como portales temporales e interdimensionales, además de la enorme gravedad que afecta el espacio-tiempo.

La comunidad científica está de acuerdo que en el centro de nuestra galaxia existe un agujero negro super masivo de 4,000 millones la masa de nuestro Sol, es gracias a él que los astros, y elementos de la galaxia se encuentran concentrados y girando a su alrededor. El mayor agujero negro hallado corresponde a al que se encuentra ubicado en la galaxia NGC 4889 a 300,000 años luz de distancia, con una masa de 21,000 millones de soles.

Muchos científicos están de acuerdo que los agujeros negros  se encuentran generalmente en el centro de la galaxias circulares y elípticas y cumplen una función más que importante, la enorme fuerza gravitacional que poseen es la que hace posible la conjunción de los astros entorno al agujero (estrellas, planetas, etc.), si no existiera un hoyo negro en el centro de nuestra galaxia por ejemplo, todos los cuerpos celestes y elementos estarían desparramados en el universo, vagando  a su suerte por el infinito, y probablemente no existiera la vida como la conocemos. Aunque para todo este proceso de atracción existe un trágico final, se prevee que el futuro de nuestra galaxia y de muchas es ser tragados o absorbidos totalmente por su agujero negro respectivo, este suceso ocurrirá inevitablemente, aunque por suerte para que esto suceda aún faltan millones de años.

Para conocer la enorme fuerza gravitacional que poseen, imaginen que una persona se encuentra cerca de un agujero negro, su enorme fuerza empezará a estirar a la persona empezando por el cabello hasta medir más de 1 kilómetro de largo cuando la gravedad llegue a los pies. 
Actualidad
Recientemente el investigador Jeremy Schnittman del Centro de Vuelo Espacial Goddard que la NASA tiene en Greenbelt, Maryland logró simular los agujeros negros con la ayuda de una super-computadora, mostrando en sus resultados que dichos cuerpos emiten 2 tipos de rayos X a medida que van absorbiendo materia, además el modelo informático permitió determinar y corroborar que el gas que circunda los alrededores se eleva a una temperatura de 1,000 millones de grados convirtiéndolo en uno de los lugares más inhóspitos del universo.

Por otra parte astrofísicos de las Universidades de Cape Town y Nuevo México detectaron tres agujeros negros orbitando entre ellos, cada uno posee unos cientos de millones de veces la masa de nuestro Sol girando a  una velocidad de 380 kilómetros por segundo, esta agrupación de agujeros negros super masivos hacen que giren cada vez más rápido, atrapados obligatoriamente en sus propias fuerzas gravitacionales, ocasionando que en un futuro cercano terminen por fusionarse en uno solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario